Un grande Joan Costa

Recien leo en adlatina.com una nota escrita por el gran Diseñador, Creativo … Joan Costa.. SIN MÁS PALABRAS A LEER.

Titulo Olivetti, pionera del diseño global

Hace unas semanas, en este mismo espacio se realizó un homenaje a la primera experiencia en la materia, realizada en Alemania por la firma AEG con la colaboración de los especialisas Peter Behrens y Otto Neurath. Joan Costa, uno de los participantes, recuerda ahora -en esta primera parte de la entrega- la fundación y trayectoria comunicacional de Olivetti, heredera de aquella experiencia histórica.

Si en un artículo precedente celebrábamos los “cien años de juventud de la identidad corporativa”, localizada en Alemania y en la empresa AEG, ahora tenemos que celebrar otro acontecimiento europeo que tenía lugar en Italia, en el mismo año 1908: la fundación de la firma Olivetti, en Ivrea, pionera del concepto y la praxis del diseño global, que infunden personas con una clara visión de futuro y especialmente dotados de un espíritu creativo.

Es el caso del fundador de la compañía, Camillo Olivetti, que reunía en su persona la calidad humanista, el espíritu científico y la intuición creativa del emprendedor y hombre de negocios. “Falta corazón en la industria italiana -proclamó-; el inventor y el empresario deben mantener una relación estrecha para que las creaciones gocen de un total rendimiento y la organización se adecue a los negocios. Sólo cuando un proyecto es justamente evaluado y una empresa asiste su desarrollo es posible el máximo provecho, y es entonces cuando los inventores y creadores serán capaces de concluir las intenciones que tienen prometidas al bienestar público”. Camillo Olivetti estaba persuadido de que “las cosas materiales y la tecnología no deberían ser contempladas como ocupando una posición más elevada que la del hombre”.

La filosofía de Camillo Olivetti pasó a su hijo mayor, Adriano, quien llevó a la práctica muchas actividades institucionales -globales y en paralelo con las actividades comerciales- como presidente segundo de la empresa. La provisión de bienestar y las facilidades formativas para los empleados, y educativas para sus hijos, y la búsqueda de valores estéticos en los productos a través de programas de diseño y exhibiciones de arte, no se establecieron como actividades empresariales sino como expresiones esenciales del sentido de misión y del espíritu institucional.

Adriano Olivetti y los valores estéticos

En 1933, Adriano Olivetti se convierte en director general y le imprime un estilo y una cultura que harán de Olivetti un ejemplo único en la historia industrial italiana y europea. Además de perfeccionar la calidad intrínseca de los productos, de innovar con soluciones originales y aportaciones de utilidad y prestaciones, Adriano Olivetti se esforzó en aumentar su calidad estética. Para él, los valores estéticos son intrínsecamente determinantes del nivel cultural de una colectividad. Así, no sólo los aplicó al diseño de los productos -tales como las máquinas de escribir, computadoras y sistemas informáticos- sino también al de las oficinas y plantas donde trabajan los empleados, así como sus viviendas.

El conjunto de los elementos de comunicación: informativos, estéticos y publicitarios, y cada objeto hecho por Olivetti (como los regalos de empresa), merecen seria consideración y esfuerzo desde el punto de vista funcional, cultural y estético. Olivetti desarrolla al mismo tiempo una serie de actividades de promoción cultural y artística, como exposiciones y colecciones de arte, producción de filmes artísticos y publicación de monografías originales e importantes libros de arte.

Entre estas actividades descuellan la exposición del famoso Crucifijo de Cimabue, restaurado bajo el patrocinio de Olivetti y del que publicó un volumen espléndido; la exposición de los no menos famosos caballos de San Marcos, de Venecia; la de los tesoros bizantinos de la Capilla de San Marcos; la magna exposición Investigación y Diseño (París, Londres, Tokio, Madrid, Barcelona, etc.); y la exhibición Design Process Olivetti 1908-1978 en la Universidad de California, Los Angeles.

En esta exposición, Olivetti mostraba cómo su “proceso de diseño” era el ensamblaje de ocho disciplinas: diseño arquitectónico, diseño de interiores, diseño de exposiciones, diseño industrial, actividades culturales, proyectos especiales, diseño gráfico y publicidad, sistema de identidad.

Link permanente