Michael Moore es aplaudido en Cannes

Medio: Noticias.com

El cineasta norteamericano Michael Moore lanza contra su presidente George W. Bush la temible arma de su mordacidad en el documental «Fahrenheit 9/11», presentado en competición en el Festival de Cannes, que este año aparece más politizado que nunca.

El filme se concentra en cómo los estadounidenses y la Casa Blanca respondieron a los ataques con aviones secuestrados del 11 de septiembre de 2001 y presenta una crítica al presidente George W. Bush por el manejo de la situación de Iraq y la guerra contra el terrorismo. La película describe los lazos que unen a la familia Bush con las grandes familias saudíes, entre ellas la del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden. Muestra en especial el papel desempeñado por la administración estadounidense en la evacuación de miembros de esta familia después de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

La película, Fahrenheit 9/11, arranca con el dudoso escrutinio del estado de Florida que llevó a la presidencia de Estados Unidos a George W. Bush. Repasa luego las anormalidades de la investigación sobre los atentados del 11 de septiembre (salida de Estados Unidos de todos los miembros de la familia Bin Laden), las presiones para que se acusara a Irak de los atentados y las imbricaciones de intereses económicos entre la élite saudí, en particular los Bin Laden, y los Bush y las empresas con que éstos están relacionados.

Al cuestionar al director si su objetivo con filme es influir en las elecciones norteamericanas, Moore respondió «Espero que influya», pero mi objetivo, «como en mis otras películas, es que la gente pase un buen momento en la proyeccción, que reflexione y que siga hablando después del tema». «Y también que ría, porque creo que es importante reír en los tiempos difíciles», agregó.

Finalmente con fuertes secuencias de los bombardeos, del sufrimiento de la población civil, de la humillación de prisioneros, pero también de soldados norteamericanos muertos, denuncia la invasión de Irak, «un país que nunca atacó a Estados Unidos ni a ningún ciudadano estadounidense», según Moore en conferencia de Prensa.