Cultura · 29 marzo, 2007

LA LEYENDA DEL FIAT 600

Cierta madrugada, venía por la panamericana desde Zárate hacia Buenos Aires y, como era de esperarse, mi pobre FIAT 600 se rompió.

Entonces me tiré a la banquina esperando que alguien pase y a los 10 minutos apareció un Mercedes Benz Compressor a 170 km/h pasando frente a mi.

En eso veo que el tipo del Mercedes da marcha atrás y vuelve hasta el FIAT.
Ahí mismo se ofrece a remolcar mi pobre porquería, y acepté enseguida, pero le pedí por favor que no corra mucho, si no mi Fiat y yo, ibamos a ir a parar al cuerno (obvio).

Y combinamos que le iba a hacer luces cada vez que el Mercedes estuviera yendo muy rápido.

Entonces, el Mercedes comenzó a remolcarme, y siempre que se zarpaba con la velocidad, le hacía luz (lo pongo en singular, porque para variar, uno de ellos estaba en corto y no funcionaba).

En eso, aparece un Porsche Carrera GT, que intimida al Mercedes.

Éste no deja que lo patoteen y va: 120, 130, 150, 190, 210, 240, 260 km/h .

Yo ya estaba desesperado, haciendo luces como loco, y los dos a la par…..y a los pedos…

Por ahí, pasamos por un puesto de Policía Caminera, pero, ni vi el radar, que registró impresionantes 270 km/h .

Entonces el policía avisa por radio al próximo puesto:

– Atención! Atención!
Un Mercedes Gris Plata y un Porsche Negro disputando una picada a mas

de 270 km/h en la autopista, y… muchachos… juro por mi vieja, por mis hijos y por mi  laburo: viene un FIAT 600 atrás de ellos haciéndoles luces para que lo dejen pasar!!

Dedicado a quienes siempre en el fondo de nuestro corazón tenemos el 600