El Trencito

«Todos los hijos de mil puta que quieran bajarse, háganlo
ahora, porque ésta es la última parada!!! Y todos los hijos de mil puta que van de regreso y se quieren subir, metan sus culos dentro del tren ahora porque vamos a partir ya!!.»

La madre entra a la sala y reta a su hijo:
«Nosotros no usamos esa clase de vocabulario en esta casa!!!
Ahora mismo te vas a tu cuarto y te quedás allí durante DOS HORAS!!! …

Cuando salgas, podés seguir jugando con tu tren, pero si te escucho decir una sola mala palabra, se acabó el tren!!! ¿entendiste?????»

Dos horas mas tarde, el niño sale de su cuarto y comienza a jugar de nuevo con su tren.

Pronto el tren se detiene y la madre escucha a su hijo decir: «Todos los pasajeros que vayan a desembarcar del tren, por favor recuerden llevarse todos sus objetos personales consigo. Les agradecemos por haber viajado con nosotros en el día de hoy y esperamos que el viaje haya sido placentero.
Esperamos que viajen de nuevo en una próxima oportunidad…. Para aquellos que estén embarcando, les pedimos que coloquen todas sus cosas debajo de sus asientos. Recuerden que está prohibido fumar dentro del tren. Esperamos que tengan un viaje relajado y placentero con nosotros el día de hoy………………..»

La madre sonríe desde la cocina, satisfecha porque el castigo funcionó, cuando el niño agrega:
«Y para aquellos que estén enojados por la demora de DOS HORAS, reclámenle a la vieja hija de mil ….. que está en la cocina!!!