Cultura Visual · 29 de diciembre de 2004

El regalo perfecto.

El regalo perfecto.

Tres hijos dejaron su hogar, se independizaron y prosperaron. Cuando se juntaron nuevamente, hablaron de los regalos que habían podido hacerle a su madre.

El primero dijo: -«Yo construí una casa enorme para nuestra madre.»

El segundo dijo: -«Yo le mande un Mercedes con un chofer.»

El tercero dijo: -«Les gané a los dos: ustedes saben cuanto disfruta mamá de leer la Biblia, y saben que no puede ver muy bien. Le mandé un gran loro marron que puede recitar la Biblia en su totalidad. Les llevo 20 años a 12 Franciscanos enseñarsela. Contribuí con $1.000.000 por año durante 20 años, pero valio la pena. Mama solo tiene que nombrar el capítulo y el loro lo recita.»

Pronto, la Mama envio sus cartas de agradecimiento.

Escribio a su primer hijo: «Isaac, la casa que construiste es tan grande!. Yo vivo en un solo cuarto, pero tengo que limpiar toda la casa.»

Escribio a su segundo hijo: «Moises, estoy demasiado vi eja como para viajar. Me quedo en casa todo el tiempo, así es que nunca uso el Mercedes.»

Escribio a su tercer hijo: «Mi queridísimo Abraham, fuiste el unico hijo que tuvo el sentido comun de saber lo que le gusta a tu madre. El pollo estaba delicioso.»