Dos caras de la misma moneda tal vez

Cual es el límite de esta intimidad, existe la entrega total o es parcial. Se dice comúnmente que un se entrega en cuerpo y alma, pero es tan así, Si es verdad que la persona necesita momentos de privacidad únicos, esos momentos de encontrarse uno con uno mismo, donde el murmullo extorno no existe.

Ese momento donde el clima es calidos como una tarde de sol de primavera, el perfume de jazmines florecidos invade el aire, la música incesante de nuestro corazón rítmico; no importa donde pero seguro buscando ese lugar imaginado, tirados en ese sillón que vio pasar gran taparte de nuestra vida transcurrida, percudido pero que conoce bien nuestra forma, la luz que atraviesa la venta cortando el silencio. En esos momentos, es cuando descansamos sin presiones y pensamos relajadamente, leal y sincera, de encuentro con nosotros mismos, quizás momento de trazar caminos, de ver como están nuestras ideas e ideales, momentos de paz, momentos de sinceridad, momentos de gran placer intimo.

Es este el límite de nuestra privacidad o no ?

En este momento me encuentro diseñando el libro de una gran persona para mí, siempre estuvieron sus textos dentro de mi ordenador, pero nunca llego el momento de leerlos, de acercarme a el desde otro punto.

Esta persona es escritor, aunque por desgracia para el no lo reconozcan sus parares como tal. Por que será esto, será una de las tantas injusticias de este mundo hermoso y cruel a la vez, o será él que no se atreve a gritar con toda su fuerzas lo que es o lo que aspire ser. Nosotros los que compartimos su amistad, su intimidad, sabemos que es un gran pensador, desde mi punto de vista diría sin miedo un Iluminado, es de aquellas personas que siempre da en la tecla en tensas discusiones del hacer genera.

Pero ahora que llego a sus textos dentro de mi intimidad, veo que no me equivoco, es más de lo que yo imagino, una persona que logra llegar a plasmar en mares de papel y ríos de tinta sus ideas y que estas condicen con su forma y al ser leídas son entendidas claras y sencillamente, a mi parecer merece llevar el titulo de ESCRITOR.

Es maravilloso poder llegar a su intimidad de esta forma, se que el escribe en esos momentos, en sus momentos, son ellos donde la música de fondo puede ser su amada radio o un compaq que transluce el sonar del bosque o el arrullo del mar, con unos instrumentos suaves. Pero de frente la música más fuerte que suena son las teclas rítmicas de de su computador, las manos fluyen en el teclado, acariciando una a una las teclas, como si ellas supieran lo que tiene que aparecer en el papel electrónico de fente.

Mi querido amigo, es hermoso compartir ese momento como vos, pero más glorioso es que lo dejes compartir con tus lectores.