Digamos que esto es lo más suave que me lllego del mundial

Iban un alemán, un argentino, una señora mayor y una mina con unas gomas infernales en un tren con camarotes.

Estando los cuatro sentados en el camarote, el tren pasa por un túnel, en el medio del túnel se escucha un ¡PLAF! y a la salida, cuando vuelve la luz, aparece el alemán con los cinco dedos marcados en la cara.

El alemán piensa: «El argentino quiso tocar  a la señorita, esta se confundió y me pegó el cachetadón a mi».

La mujer mayor piensa: «El alemán  quiso tocar  a la señorita, ésta se ofendió y le pegó un cachetadón»

La Joven piensa: «El alemán me quiso tocar, se confundió y  la toco a la vieja, esta se ofendió y le pegó un cachetadón»

Y el argentino piensa: «No veo la hora de pasar por otro túnel así le doy otro bife a este alemán hijo de puta»