Cordoba capital 2006 de la cultura

Córdoba fue elegida esta semana como Capital Americana de la Cultura 2006, y es la primera ciudad argentina en recibir esa distinción que le dará relevancia continental. Un premio a su historia y su intenso calendario cultural.

Via Pagina12
Por Graciela Cutuli

Córdoba capital, que se enorgullece de ser una de las ciudades con mayor patrimonio histórico de la Argentina, y cuya sólida tradición universitaria le valió el apodo de “la Docta”, fue designada esta semana como Capital Americana de la Cultura 2006. Córdoba es la primera ciudad argentina en recibir este nombramiento, impulsado por una organización fundada en 1998 sobre el modelo de las ciudades europeas que también son designadas anualmente como capitales culturales del continente. En el año 2000 fue Capital Americana de la Cultura la ciudad mexicana de Mérida, seguida en 2001 por Iquique (Chile), en 2002 por Maceió (Brasil), en 2003 por Curitiba (Brasil) y Ciudad de Panamá, y en 2004 por Guadalajara (México). La designación se hará oficial el próximo 1º de noviembre, mediante la firma de un documento entre el presidente de la Organización Capital Americana de la Cultura (CAC), Xavier Tudela, y el intendente de Córdoba, Luis Alfredo Juez. Pero mientras tanto, porque los tiempos corren, ya hay toda una maquinaria turístico-cultural en marcha para potenciar el calendario cordobés de eventos para el 2006, ahora que la ciudad alcanzará una proyección internacional como referente cultural de las Américas.

Turismo y cultura “La elección de Córdoba se debe a que la ciudad reúne muchas condiciones favorables. Es un gran honor recibir esta distinción, por primera vez para una ciudad argentina”, dijo a Turismo/12 Francisco Arce, el responsable municipal de Turismo de Córdoba, después de conocerse la designación. Arce subrayó la influencia en esta decisión del importante patrimonio histórico y de museos de la capital provincial, junto a las muchas actividades desarrolladas en los últimos años para situar a Córdoba como uno de los centros de turismo histórico más importantes de la Argentina. Sin duda también contribuye a esta imagen la designación de las estancias jesuíticas cordobesas, además de la Manzana Jesuítica de la capital, como parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad catalogado por la Unesco. Los distintos sectores de cultura y turismo de la ciudad ya se reunieron para preparar la agenda vigente a partir de los primeros días de enero, con el objetivo de capitalizar este nombramiento para la promoción cultural y turística. Medios de Europa, donde la “capital cultural” ya es una costumbre sólidamente establecida, Estados Unidos y el resto de América también se pusieron en contacto con las autoridades cordobesas, para conocer los proyectos culturales del 2006. Pero en esto Córdoba no está sola: Arce insistió en subrayar que junto a la ciudad mediterránea es toda la Argentina la que podrá mostrar su atractivo turístico y su importancia cultural. “Es una oportunidad histórica para promocionar a Córdoba y la Argentina en otras partes del mundo. Y entre las primeras cosas a destacar y potenciar se encuentran eventos como la Semana Santa, que se festeja aquí de una manera muy particular, y la riqueza del casco histórico. Para el calendario del año próximo se potenciarán el Vía Crucis, los carnavales y los festivales que se realizan a lo largo del año”, anticipó.

Una larga historia Córdoba, fundada en 1573 por Jerónimo Luis de Cabrera a orillas del río Suquía, es la segunda ciudad argentina. Su larga historia está muy vinculada a la de sus numerosas universidades, comenzando por la Universidad Nacional fundada por los jesuitas en 1613, que fue la primera de la Argentina y la cuarta más antigua del continente americano. Como pocas ciudades argentinas, Córdoba supo preservar en el casco histórico edificios que hoy constituyen un patrimonio incomparable, centrado en torno de la Manzana Jesuítica. Lo más agradable es que se trata de un centro caminable, de calles peatonales entrelazadas, donde lo moderno y lo antiguo se dan la mano con admirable armonía. En un puñado de manzanas, se visitan el templo de la Compañía de Jesús, el Colegio Nacional de Montserrat, la Capilla Doméstica que perteneció también a los jesuitas, la Universidad de Córdoba y el Museo Obispo San Alberto, donde funcionó la imprenta universitaria jesuítica. Todos estos lugares son ricos en historia pero también en vida cotidiana, ya que la universidad y el colegio siguen funcionando con la llegada de nuevas generaciones que dan nueva vida a todo el entorno.

En el centro histórico de Córdoba, la capital provincial con mayor densidad de iglesias de la Argentina, también hay que visitar la Catedral, con su espléndida cúpula barroca; la iglesia Santa Catalina de Siena (el primer convento de clausura que existió en la ciudad); la Basílica de la Merced; la iglesia y convento de San Francisco; el monasterio de las Carmelitas Descalzas. No es de extrañar que el Vía Crucis que se realiza en Semana Santa se convierta, en este escenario, en uno de los grandes eventos turísticos religiosos del año, y que para el 2006 prometa cobrar aún mayor relevancia. También tienen gran importancia en el circuito histórico el Cabildo, una de las primeras construcciones urbanas, donde hoy se realizan diversas actividades culturales, la Plaza San Martín, donde antiguamente se encontraba la Plaza Mayor, y el Museo Marqués de Sobremonte, levantado en la única casa de construcción civil de la época colonial que todavía existe en el país. Córdoba abre así sus puertas al pasado histórico-cultural de todo un país, y cuando el tiempo alcanza invita también a salir del casco urbano para recorrer la incomparable ruta de las estancias jesuíticas.

pagina 12